El paseito tiene ese no se qué...

Me lanzé a la vida.
Para el fin de semana largo, me largué a Buenos Aires solo, pq todos mis supuestos acompañantes me guatearon. ¿Y qué le dijeron al tonto? me fui solo pues. A conocer al pais vecino, a subirme por primera vez a un avión, a salir de esta cagá de pais por primera vez. ¿Y qué saqué de conclusión? Confirmé que Chile es una pepita, de las más chicas y machucadas, dentro de un saco inmenso que se llama Sudamérica.

Debo reconocer el lugar me asombró. Grande, avenidas anchas, edificios altos y mucha arquitectura antigua, es facil darse cuenta de la identidad del pueblo Argentino y la sociedad bonaerense con solo caminar unas cuantas cuadras: Los letreros comerciales, los avisos, el medio de transporte, el comercio, el servicio, etc. Todo refleja una sociedad que quiere ser alguien y hacerse valer por lo que han sido capaces de crear ellos mismos, no por lo que han sido capaces de adaptar de Tío Sam y sus yanquis o del viejo continente.
Muy poco perro en las calles, casi nada de comercio ambulante, mucha librería, disquería, cafetería, boliche (Chile a.k.a: 'picá'), plazas, paseos peatonales, canchas de fútbol y kioscos enormes - casi 3 veces un kiosco de Ahumada.

Amé la comida y el servicio: buenos platos, buen precio, buen trato, meseros(as)/vendedores(as) realmente informados de lo que hacen, cómo lo hacen y para qué, no tan mecanizado como acá. Bastante más Conocedores de la ciudad que un santiaguino regular, casi no son necesarias las oficinas turísticas, porque cualquier persona te puede entregar un dato de lo que buscas o al menos la referencia de quién te lo dará con certeza.

Confirmé lo entradores, extrevertidos, histriónicos, seguros de si mismos y fanáticos de todo lo que les interesa que son: el fútbol, la buena mesa, el tango, las mujeres (y quien no? las argentinas son preciosas!) y el buen carrete. Un pequeño ñiño, de no más de 6 años, claramente de la calle, mendigo e indigente, me enseñó a usar la tarjeta del tren subterraneo, en 5 segundos me la arrebató de mi mano, me mostró el uso y terminó con un "listo!...ahora pasá". Como para haberle dado una cena completa. Lástima mi tiempo y presupuesto (sobre todo este último) eran acotados, al menos se merecía una buena pizza :D

A esta alturas ya se habrán percato de mi gran 'nacionalismo' a la patria "shilena". Si, lo reconozco: no me gusta Chile, lo encuentro fome, caro, consumista, capitalista, clasista, injusto, falto de criterio, sin sentido común, sin amabilidad y sensibilidad, pero por sobre todo, inculto y sin educación. Hasta que no se resuelvan estos últimos puntos, dudo que dejemos de ser la cagá de pais tercermundista que somos, porque dejenme decirles que Buenos Aires no tiene absolutamente NADA que envidiarle a la mejor capital europea o a cualquier ciudad McDonalds de los "Estados Juntos" (talla robada a nacholira ;D ). Y estamos a solo 20 horas en auto y 90 minutos en avión. En cambio tenemos a 1 día (al menos) en avión a (ab)USA(dor) y ya no soporto su música comercial, copias de series y realities en la televisión.

Viva Sudamérica! y la noble Argentina que me abre los ojos.

1 comentarios:

Alicia dijo...

Te recuerdo que soy la mujer más celosa del mundo >.<
Por otro lado me encantó todo lo que me contabas de tu viaje, y te felicito por tener ese gusto de viajar y conocer nuevas partes, y por tener los medios para hacerlo T.T
Y muchas gracias por todos esos chocolates y afajores que comí ^^ ¡eran exquisitos!
¿Nos vemos a la tarde? :D:D
Te amo!
Adieu!